sept30

Perla1

La escoba de Paquita, ilustración de Susana Trejos

 

Volando por primera vez

Ser bruja es saber volar en escoba, eso Paquita lo sabe desde siempre, por eso espera impaciente el día en que su mamá le deje volar sola, pues ella es muy independiente y no quiere que nadie le diga ni le enseñe nada.

Cuando por fin llega el día de hacerlo, toda la familia se reúne al lado de la brujita más pequeña, madre y hermanas quieren enseñarle, darle consejos, asesorarla, pero no hay caso, Paquita se niega a escuchar, piensa que pierde su tiempo y antes de que puedan evitarlo, salta sobre la escoba y le dice ¡arre! Como si de un caballo se tratase.
Lleva con ella al pobre Merlín, su gato negro, a quien ha tomado por la cola antes de que sus hermanas Puca o Peca puedan rescatarlo. Todas lo lamentan, el pobre se ve gris del susto y maulla sobre esa escoba fuera de control que sube, baja, da vueltas, se agita, va en reversa.

 

Paquita grita desesperada:- ¡Bajar! ¡Parar!...

Probablemente la historia de nuestra pequeña habría acabado así, de no ser porque mamá Carlota gritó: -¡Aterrizar cataplum- cataplam!
Paca y Peca se reían a más no poder y Merlín cayó desmayado. Paquita por su lado sentenció: -¡Está visto que por hoy no vuelo más!

¿Cómo que no vuelas?

- ¿Qué es eso de que no vas a volar más? claro que vas a hacerlo, eso no está en discusión.
- ¡Pero mamá! – se quejó Paquita
- Sin peros, si tuviste una mala experiencia fue porque no te dejaste orientar, ahora te relajas y escuchas las indicaciones, porque Bruja que no vuela en escoba no es bruja.
- Está bien,- dijo Paquita resignada.

Mamá Carlota le explicó que primero debía consentir la escoba, quitarle las telarañas, rascar su lomo y buscar una mariquita roja o amarilla que le de besitos. Luego hay que decir las palabras mágicas: "Escobita, escobita lleva a volar a esta linda brujita".

Las escobas mágicas son muy sensibles y no les gusta que les den órdenes y menos que las traten como bestias.

- ¿Y cuando esté volando como hago para que me lleve a donde yo quiero y para que aterrice? – preguntó Paquita muy atenta.
- Es muy fácil, pídeselo con amabilidad y para aterrizar debes decirle: "Escobita, escobita lleva a la tierra a esta brujita".
- Pero tu le dijiste algo diferente el otro día. Si tratas a tu escoba con cariño ella nunca te lastimara y será tu mejor compañera de viajes. ¡Ahora vete a volar!
Esa fue la primera lección de vuelo de Paquita

  • Hits: 2803

Comentarios   

0 #5 profile 02-11-2018 16:30
Need cheap hosting? Try webhosting1st, just $10 for an year.

Citar
+1 #4 simone accorsi 07-10-2015 14:49
Excelente cuento. Muy bueno que una escritora premiada com Gilma Alicia betancourt escriba para niños pequeno y grandes!!
Citar
+1 #3 Dora Luz 06-10-2015 22:56
Gilma: felicitaciones que derroche de imaginacion y fantasia, me encantaria leerselo a mi nieta.
Citar
+1 #2 Nhora Elena 06-10-2015 19:32
Volé con esta historia tan hermosa.
Citar
+1 #1 Meme 06-10-2015 16:45
Hola.a mi me encanta Paquita
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Manatee Books © 2018 Todos Los Derechos Reservados.