abril15

cartuchera 2

Leonardo es un chico listo. Hoy estuvimos en su casa y él quiso darnos clase de matemáticas. Su mamá nos acompañaba.

- Yo tengo un técnica, cuando me preguntan cuánto es siete más cinco, respondo diciendo que eso es facilísimo, y mientras tanto pienso la respuesta – comentaba Leonardo cuando su madre le indicaba que era hora de estudiar matemáticas.
- A ver esa es una buena técnica, pero cómo no pilles la respuesta, quedas como un tonto – añadió la madre.

Lo más divertido es que mientras él intenta explicarnos cómo funciona su técnica, se equivoca un par de veces.

- A ver cómo la pones en práctica, ¿cuánto es 6 más 3?- preguntó la mamá
- Eso está regalado- respondió Leonardo con picardía
- Pero venga, responde.
- ¡Pues 8!
- ¡No! ¿Has visto que quedas como tonto si no respondes bien la pregunta? – reclamó la madre sonriendo.
- 7 – insistió Leonardo buscando entretenernos.
- ¡Qué no!
- ¡Ay!, 9 – dijo finalmente entre carcajadas.
- Has respondido a la tercera oportunidad – concluyó el ejercicio la mamá de Leonardo.

Las risas inundaron la cocina. Antes de empezar la lección de números, Leonardo interrumpió varias veces a Tina que trataba de contarnos las cosas que pasan a evces en su clase.

- Siempre hay gente muy pesada – le dijo Tina a Leonardo cuando él le preguntó por qué se encontraba de mal humor.
- ¿No hay gente pesada en tu clase? – le pregunté yo a Leonardo con curiosidad.
- ¡Uff!!! – dijo con tal gesto que cualquiera creería que su madre debería cambiarlo de escuela – Por ejemplo, un chico me ha metido en el baño y me ha dado un puñetazo en el ojo porque no hice lo que me pidió.
- ¡Pero que pesado! – le respondí – ¿Cómo se llama ese chico?
- Anuar
- Hasta su nombre es feo – le comenté sacándole una sonrisa.
- Si que es feo su nombre. Y es muy fuerte, pero es un tonto y está en tercero. Yo estoy en segundo, pero soy más listo que él-, me confesó bajando la voz.
Leonardo tiene un autoestima bien elevado, eso está claro, además de ser inteligente es un chico guapo.
- Una chica del aula ha armado todo un rollo porque la he empujado – siguió narrando sus historias de clase.
- Pero es que no se le pega a la gente Leonardo, te lo he dicho ¿eh? – le recordó su madre.
- Es que me ha quitado una goma que he puesto en la mesa. Cuando le pedí que me la devolviera, me ha dicho que no... No entiendo, ¡era mi goma! – dijo con un suspiro mientras negaba con la cabeza, dejando claro lo mucho que le molestó el episodio.

Risas de nuevo.
- ¡Gua! La vida parece una película. – concluyó Leonardo. Y finalmente no tuvimos clase de matemáticas.

  • Hits: 662

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Manatee Books © 2018 Todos Los Derechos Reservados.